PALABRAS PARA EL CAMINO

Inicio » El Eco de la Palabra » 2 de noviembre de 2017

2 de noviembre de 2017

Follow PALABRAS PARA EL CAMINO on WordPress.com

TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

Orar por los difuntos es una de las tradiciones cristianas más antiguas.Es muy explicable que, al día siguiente de celebrar a todos aquellos que han llegado ya a la intimidad con Dios, nos preocupemos por todos nuestros hermanos difuntos, que han muerto con la esperanza de resucitar y con una fe tan sólo conocida por Dios.

Isaías: 25, 6. 7-9

El Señor destruirá la muerte para siempre.

En aquel día, el Señor del universo preparará sobre este monte un festín con platillos suculentos para todos los pueblos. Él arrancará en este monte el velo que cubre el rostro de todos los pueblos, el paño que oscurece a todas las naciones. Destruirá la muerte para siempre; el Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros y borrará de toda la tierra la afrenta de su pueblo. Así lo ha
dicho el Señor.
En aquel día se dirá: “Aquí está nuestro Dios, de quien esperábamos que nos salvara. Alegrémonos y gocemos con la salvación que nos trae”. Palabra de Dios.

1 Tesalonicenses: 4, 13-14. 17-18

Estaremos con el Señor para siempre.

Hermanos: No queremos que ignoren lo que pasa con los difuntos, para que no vivan tristes, como los que no tienen esperanza. Pues, si creemos que Jesús murió y resucitó, de igual manera debemos creer que, a los que murieron en Jesús, Dios los llevará con él, y así estaremos siempre con el Señor. Consuélense, pues, unos a otros, con estas palabras. Palabra de Dios.

Juan: 6, 51-58

El que coma de este pan vivirá para siempre y yo lo resucitaré el último día.

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo les voy a dar es mi carne, para que el mundo tenga vida”. Entonces los judíos se pusieron a discutir entre sí: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?”.

Jesús les dijo: “Yo les aseguro: Si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no podrán tener vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día.

Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. Como el Padre, que me ha enviado, posee la vida y yo vivo por él, así también el que me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo; no es como el maná que comieron sus padres, pues murieron. El que come de este pan, vivirá para siempre”. Palabra del Señor.

Parroquia de la Santa Cruz. Misa de 8,00

Inicio 

Homilía 

Gracias 

A %d blogueros les gusta esto: