Archivo de la categoría: La cruz que tú has amado

LA CRUZ QUE TÚ HAS AMADO

La cruz que Tú has amado

El Evangelio nos recuerda que sólo contemplando y fijando los ojos en el “traspasado”, en el que está clavado en la cruz y da la vida por nosotros, podremos SALVARNOS.

La Cruz es el instrumento utilizado por Dios para llevarnos a la salvación. Desde la muerte de Jesús en ella por AMOR la cruz ya no es un instrumento de castigo o de desolación, ahora es el medio para mostrar el amor que tenemos por Dios y por nuestros hermanos.

En la medida en que somos capaces de CARGAR LA CRUZ para liberar de ella a uno de nuestros hermanos, liberarlo de una esclavitud o ayudarle a caminar más ligero y liviano y todo esto POR AMOR estamos realizando el milagro que Jesús nos enseñó. Que la cruz NO es un castigo, sino la manera de expresar en grado sublime el amor.

Letra de la canción

Te estoy mirando Señor, te estoy mirando
Clavado sobre una Cruz que no es la tuya
te estoy mirando Señor, y no descubroooo
que encanto tiene la Cruz para elegirla

Los clavos largos Señor os han unidoooo
ella es signo de dolor, amor infinito eres Tú
Clavándote en esa Cruz has asociado el dolor
como elemento esencial para el amor

Por eso Cruz de ahora en adelante te quiero conmigo
por eso ahora, en el sufrimiento sabré que estoy amando
porque si Tu Señor quisiste hacer la tuya
yo pecador a despreciarla voy?

Si la quisiste hacer instrumento de vida
yo quien soy para decirte: Noooo
y sé Señor que forma parte de Ti
que si le digo no, te lo estoy diciendo a Ti
y es necesaria para, para vivir
mientras llega tu Reino, tu Reino al fin

Tu ya sabías Señor que yo iba a sufrir
era el camino que yo mismo elegí
y no queriendo violar mi libertad
mi dolor hiciste en Ti Tu toda eternidad
o dulce Cruz Él te quiso suya
yo te quiero mía
conozco tu peso, conozco tu fuerza
pero estate conmigo
Si Él te ha reunido Jesús
lo que yo despreciaba
si a caso voy a tener tu figura de cruz
si ti Jesús se ha entregado al Padre
no voy a seguir yo sus pasos también?

Oh Cruz, precio de salvación
Oh Cruz, fuente vida de amor
que entre tus brazos tuviste al Salvador
que entre tus brazos también viva yo.