Archivo de la categoría: Un fraude nuestra Navidad

UN FRAUDE NUESTRA NAVIDAD

Un fraude nuestra Navidad

La NAVIDAD es una de las fiestas cristianas más bonitas. Celebramos el nacimiento de Cristo o, mejor dicho, la ENCARNACIÓN de nuestro Dios. Celebramos el que Dios, desde su amor, decidiera compartir con nosotros “TODO“: humanidad – divinidad…

Nosotros, como solemos hacer, vamos aprovechando la fiesta original para llenarla de toda una multitud de “complementos” que, finalmente, se convierten en protagonistas de la fiesta quitandole el lugar a lo que comenzó siendo lo principal y esencial: “DIOS“.

¿Qué hacer? … Hay que RECUPERAR lo esencial y mantener los complementos (regalos, comidas, relaciones…) en su lugar…

¡Hagámoslo pues! Que esta canción nos ayude a hacerlo…

Letra de la canción

Despertad, no os dejéis engañar
muchos en la noche tratan de aprovechar
que todo está oscurooooo
que no hay claridad
para robarnos nuestra Navidad.

Sutilmente, sin dejarse notar
forzaron nuestra puerta
entraron sin llamar
estábamos dormidos
no pudimos luchar
solo han dejado un fraude de nuestra Navidad

Navidad tiene mucho que ver
con el pobre que no tiene pan
con el que se droga porque quiere escapaaaaar
y el que por sus años no haya en nuestra sociedad lugar

Nuestra Navidad tiene mucho que ver
con el niño que nunca naceráaaaa
con quien por tener el SIDA no encuentra amistad
con el compromiso que, con su firma Dios, acaba de aceptar

Descubrir, el engaño y cambiar
nos han robado al hombre con su necesidad
han disfrazado a Cristo de pintura y papel
una caricatura nos han hecho de Él
entre luces y fiestas
la comida y champaña
ya no vemos que Cristo se queda sin lugar
una burda comedia
un tinglado sin mas
un misterio vacío
puede ser nuestra Navidad

Navidad tiene mucho que ver
con el pobre que no tiene pan
con el que se droga porque quiere escapaaaaar
y el que por sus años no haya en nuestra sociedad lugar

Nuestra Navidad tiene mucho que ver
con el niño que nunca naceráaaaa
con quien por tener el SIDA no encuentra amistad
con el compromiso que con su firma Dios, acaba de aceptar