PALABRAS PARA EL CAMINO

Canción de la Semana

28 de junio de 2017

SAN IRENEO

Obispo y mártir

Nació en Esmirna y fue designado obispo de Lyon al morir Potino (177). Como un auténtico pastor, se dedicó a difundir el Evangelio entre los poblados de Galia y a defender la integridad del depósito de la fe. En los escritos de Ireneo se descubre una profunda comprensión de los planes divinos, de la vocación del hombre y del misterio de la Iglesia. 

Génesis 15,1-12.17-18

Abrán creyó a Dios, y esto le valió la justificación, y el Señor hizo alianza con él
En aquellos días, Abrán recibió en una visión la palabra del Señor: “No temas, Abrán, yo soy tu escudo, y tu paga será abundante.” Abrán contestó: “Señor, ¿de qué me sirven tus dones, si soy estéril, y Eliezer de Damasco será el amo de mi casa?” Y añadió: “No me has dado hijos, y un criado de casa me heredará.” La palabra del Señor le respondió: “No te heredará ése, sino uno salido de tus entrañas.” Y el Señor lo sacó afuera y le dijo: “Mira el cielo; cuenta las estrellas, si puedes.” Y añadió: “Así será tu descendencia.”

Abrán creyó al Señor, y se le contó en su haber. El Señor le dijo: “Yo soy el Señor, que te sacó de Ur de los Caldeos, para darte en posesión esta tierra.” Él replicó: “Señor Dios, ¿cómo sabré que yo voy a poseerla?” Respondió el Señor: “Tráeme una ternera de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón.” Abrán los trajo y los cortó por el medio, colocando cada mitad frente a la otra, pero no descuartizó las aves. Los buitres bajaban a los cadáveres, y Abrán los espantaba. Cuando iba a ponerse el sol, un sueño profundo invadió a Abrán, y un terror intenso y oscuro cayó sobre él. El sol se puso, y vino la oscuridad; una humareda de horno y una antorcha ardiendo pasaban entre los miembros descuartizados. Aquel día el Señor hizo alianza con Abrán en estos términos: “A tus descendientes les daré esta tierra, desde el río de Egipto al Gran Río Éufrates.” Palabra de Dios. 

Mateo 7,15-20

Por sus frutos los conoceréis

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Cuidado con los falsos profetas; se acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. A ver, ¿acaso se cosechan uvas de las zarzas o higos de los cardos? Los árboles sanos dan frutos buenos; los árboles dañados dan frutos malos. Un árbol sano no puede dar frutos malos, ni un árbol dañado dar frutos buenos. El árbol que no da fruto bueno se tala y se echa al fuego. Es decir, que por sus frutos los conoceréis.” Palabra del Señor. 

A %d blogueros les gusta esto: